Nuestro homenaje a Carlos Gorostiza

goro

¿Qué decir cuando se va un referente? ¿Cómo poner en palabras un homenaje que trascienda el lamento y haga honor a su legado?

Hoy nos ha dejado Carlos Gorostiza,  hombre clave de la dramaturgia nacional. Precursor del moderno teatro argentino con obras casi fundacionales como “El puente” y “El pan de la locura”.

Ligado desde sus inicios al movimiento teatral independiente, supo desde su pluma poner en evidencia las contradicciones del ser argentino. Con su mirada abarcadora, pero a la vez detallista y profunda, mostró como pocos las miserias cotidianas y secretas del hombre común, la banalidad y  desidia que llevan a la eterna inmovilidad, la hipocresía de una sociedad llena de desigualdad.

No le hizo falta a Gorostiza recurrir al drama ni caer en alegatos extremos para mostrar nuestras debilidades. Con la sutileza de quién conoce profundamente el alma humana nos ha legado un espejo siempre vigente donde volver a mirarnos como sociedad.

“En mi teatro, siempre tiene prioridad lo social y vivimos en una época en donde aparece una diferencia social que para mí siempre fue inadmisible.” Decía el autor en una de sus entrevistas.

Y fue su compromiso el que lo llevó a estar silenciado, como tantos intelectuales,  durante los años negros de la última dictadura militar. Miembro fundamental del ciclo Teatro Abierto y Secretario de Cultura de la Nación a la vuelta de la democracia, Carlos Gorostiza es el hombre ineludible del teatro y la cultura argentina.

Cómo homenajear a un referente decíamos al comienzo. Y qué mejor forma de homenajearlo que manteniendo su obra siempre vigente, viva para las nuevas generaciones.

En nuestra querida sala Andamio ’90 hemos tenido el privilegio de honrarlo con la puesta de una de sus piezas, El patio de atrás, que aún hoy continúa en cartel y con el inmenso honor de haber contado con su presencia para el estreno.

Carlos Gorostiza vive en su arte, y el arte es inmortal. Por eso es que nuestra mejor forma de recordarlo no será con lamentos ni tristeza. Será asumiendo el compromiso que nos toca, que no es más que mantener viva su obra, no como una opción, sino como un deber que tenemos como gente de teatro que somos.

“Es muy importante tomar conciencia de que uno ha sido un privilegiado: nació y transcurrió por la vida gozando. Es maravilloso. No puedo estar triste.” Carlos Gorostiza (7 junio 1920 – 19 julio 2016).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s